Perú parte 1: Arequipa y el Cañón del Colca

De Bolivia pasamos a Perú. Viajamos en la empresa Titicaca, hicimos escala en Puno, cruzamos la frontera a pie en 40 minutos  y 8hs después del inicio del viaje llegamos a Arequipa, nuestra primera ciudad en este país. 

arequipa

Nos alojamos en el VizaHotel, un apart nuevo muy económico y super cómodo. Allí descansamos unos días de la altura de Bolivia.

Al día siguiente de llegar salimos a recorrer el centro histórico. Nos encontramos con una ciudad de apariencia colonial, limpia y ordenada, con mucha oferta gastronómica,  muy parecida a una europea.

Catedral de Arequipa
Catedral de Arequipa

monasterio2

 

Plaza de armas
Plaza de armas

 

Puertas de Arequipa
Puertas de Arequipa

 

Hablando con una arequipeña nos contó que a ellos les gustaría separarse de perú, ya que sostienen que Arequipa da muchos ingresos y que no son destinados a su ciudad.

Nos encantó recorrerla a pie y perdernos en sus callecitas empedradas, sus puertas impresionantes y sus paredes adornadas con macetas y flores rojas.

barrio-san-lazaro

yanahuara

El mirador de Yanahuara fue construido en el siglo XIX. Está conformado por varios arcos de sillar (piedra blanca con la que se construyó la mayoría de la ciudad, de ahí bautizada ciudad blanca) en donde se encuentran grabadas frases de famosos arequipeños. Desde allí se puede observar toda la ciudad y el volcán Misti.

En cada arco había leyendas como ésta:

Que el pueblo que defiende su derecho lleva un muro invencible en cada pecho” Benito Bonifaz (1825-1858)

yanahuara

La gente peruana es super amable, algo que se contradice totalmente con la manera en la que manejan, el tránsito es un caos. Habíamos estado en Perú el año pasado y nos llevamos la misma impresión.  

el monasterio

Visitamos el Monasterio de Santa Catalina, también ubicado en el centro histórico, es el mayor exponente de la arquitectura colonial arequipeña. Es casi una miniciudad dentro de Arequipa, la entrada sale 40 soles  por persona y lo podés recorrer en unas 2 o 3 hs. Fundado en el 1579, las primeras mujeres que ingresaron como monjas al monasterio fueron criollas y mestizas. Recién en 1964 ingresaron las primeras monjas españolas. Sirvieron como monjas de clausura y nunca más regresaron a sus hogares. Entre sus murallas vivió Sor Ana de los Angeles Monteagudo, monja beatificada con el Papa Juan Pablo II a la que se le atribuyeron innumerables milagros.  Actualmente es objeto de culto popular. 

Acá les dejo el link de la página del monasterio para mayor información:

http://www.santacatalina.org.pe/

monasterio3

monasterio

monasterio4

monasterio-2

Pensando en uno para casa
Pensando en uno para casa

flores

monasterio5
Claustro

Probamos algunos platos típicos:

plato-arequipen%cc%83o2

Ocopa arequipeña

Son papas, huevos y aceitunas con una salsa especial a base de huacatay y ají. Se sirve también con queso frito.

 

 

plato-arequipen%cc%83o

 

valentía (sinchu inchu)

Era un mix de varios platos típicos como el rocoto relleno y el chicharrón. El rocoto es un ají morrón relleno con carne y cebolla, bastante picante, se sirve con un pastel de papa. El chicharron es cerdo frito.

 

 

En busca de un cargador nos dirigimos a las afueras de la ciudad donde no era todo tan ordenado y encontramos cosas como esta:

feria

En estas calles vendían de todo, desde gatos, gallinas, perros, lagartos, frutas, quesos, etc. Tenían, por ejemplo, canastas con muchísimos cachorritos amontonados unos sobre otros. Es el lado b de la ciudad.

El cañÓn del colca

El cañón del Colca es uno de los más profundos del mundo. Para recorrerlo llegamos a Cabanaconde desde donde iniciaban todos los trekkings que queríamos hacer. El costo por hacer casi cualquier recorrido era de 70 soles por persona y 40 soles si sos sudamericano. Nos parecía un poco alto el precio por caminar y fuimos a hablar con la persona que vendía los tickets. Como ella no podía hacer nada nos mandó a hablar con el alcalde. Así fue que llegamos a Guillermo, el alcalde de Cabanaconde. Le comentamos que teníamos un blog y que estábamos escribiendo sobre los destinos que visitábamos pero justo estaba de salida y nos derivó con sus secretarios. Casi una hora después y varios llamados telefónicos no nos pudo conseguir los tickets per si nos dijeron los horarios de controles y así pudimos evitarlos a todos.

El primer lugar que visitamos fue el mirador Cruz del cóndor, donde se puede observar (a la mañana) el vuelo de estos impresionantes guardianes de los andes. El control era de 6 a 12hs, llegamos 12:10 y aún así pudimos observar a dos volando. Nos  quedamos un rato, almorzamos y nos volvimos caminando porque el próximo bus pasaba en  4hs. 12k de caminata después llegamos de nuevo a Cabanaconde para descansar y prepararnos para nuestro trekking del día siguiente.

Mirador Cruz del cóndor
Mirador Cruz del cóndor
Cóndor en vuelo
Cóndor en vuelo

colca3

el oasis

Partimos para el Oasis Sangalle a las 5:30 am para evitar el control, el cobrador empezaba a las 6am y estábamos cerca del inicio. 3 km en bajada era la distancia al Oasis, tardamos 5hs bajando entre tierra y piedras. Tragamos polvo hasta el final del camino. Fue bastante duro. Llegamos muertos pero la recompensa fue grande. Literalmente es un oasis en el fondo del cañon. Rodeado de árboles, palmeras, arbustos y con piletas construidas al lado de piedras gigantes.

Sangalle visto de lejos
Sangalle visto de lejos

img_4985-compressor

sangalle

Disfrutando de la recompensa
Disfrutando de la recompensa

Todos los alojamientos eran Ecolodges, generalmente son lugares sustentantes en el medio de la naturaleza. La mayoría tiene  una filosofía de respeto por el medio ambiente. En este caso me parece que más bien era una especie de posada rural sin energía eléctrica (sólo de 18 a 22hs con equipo electrógeno)

Era muy lindo el lugar, pero el dueño no nos pareció muy ecofriendly. Tenía una cabeza de antílope colgado y  nos recibió volando una piedra con pólvora. No lo podíamos creer. Como fuimos los primeros en llegar nos dijo si podíamos refugiarnos en la cocina que tenían que hacer una detonación. Pensamos que nos estaba cargando. Cuando vimos que no, corrimos a la cocina y esperamos la detonación. La piedra voló en pedazos pero fue una explosión bastante controlada (pueden ver el video en nuestra cuenta de instagram). El detonador era también el cocinero. Gente multitasking 😉

Nuestra cabañita
Nuestra cabañita

pipi-y-popo

Durante toda nuestra travesía, que duró 4 días, tuvimos la compañía de dos guías de lujo. Dos perritos que nos empezaron a seguir desde que salimos de Cabanaconde y se quedaron nosotros todos los días. Incluso dormían en nuestra cabaña. Los bautizamos Pipi y Popo según su tamaño. Eran super buenos con nosotros pero salvajes con el resto de los perros. Se peleaban con cuanto perro encontraban.

caminando-pipi-y-popo

llahuar

Desde el oasis Sangalle partimos hacia nuestro último trekking: El  Llahuar lodge, donde tenían aguas termales. Eran aproximadamente 9km y tardamos unas 6hs en hacerlos. Todos bajo el sol. La caminata fue más dura y larga que la anterior. El lugar era lindo pero un poco descuidado. Las aguas termales estaban a 39º y era casi imposible aguantarlas al sol. Esperamos el atardecer para zambullirnos.

termas

Noche de terror

 La noche  que dormimos en Llahuar fue la peor de Gusty hasta el momento. Algo que no comenté  es que él tienen fobia a las arañas. La cabaña era parecida a la del oasis pero un poco más rústica, toda de bamboo y ubicada al lado del río. Lo que al principio fue un “que lindo el ruido del río, voy a dormir como un bebé” cambió drásticamente cuando vio la primera araña. También había ciempiés, que se paraban en dos patas y se lanzaban en caída libre hacia mi almohada. No durmió, se la pasó toda la noche alumbrando con la linterna y dando ojotazos al piso. Tampoco me dejó dormir a mí, me metía el led en los ojos, me destapaba a cada rato y me alarmaba con sus gritos. Estaba desquiciado, lo ví meterse dentro de la bolsa de dormir (y romperla) y hasta cambiarse todo, agarrar una frazada y salir por la puerta. Como si hubiera otro lugar donde ir…jajaja. Parecido a una película de terror, a la mañana todo se vio distinto y volvió a reinar la calma. 

En Llahuar terminaban nuestro recorrido y de ahí teníamos pensado volvernos a Cabanaconde en bus pero teníamos un problema: los perritos. Queríamos devolverlos donde nos empezaron a seguir. Por más  que parecían estar acostumbrados a los alrededores, no queríamos dejarlos ahí. Habíamos pactado que si no nos subían en el bus con ellos Gusty volvería caminando, ya que lo hacía más rápido, consumía menos agua y lo más importante es que se sabe orientar mejor…por su pasado de montaña… jeje.

Llegó el transporte y en lugar de un bus era una combi que ya venía cargada con unas 14 personas. Nos desanimamos ni bien la vimos. Eramos 6 en la parada, subieron 4 y nos dijeron que no podíamos subir con los perritos. Los más determinantes eran los pasajeros no turistas, al chofer no le importaba mucho, dejó que lo resolvamos entre nosotros.  La gente en Arequipa no es muy amante de los animales. Les insistimos a todos y finalmente subimos con perros incluídos. Ibamos tan cargados y los caminos eran tan sinuosos que en cada curva había peligro de muerte. Yo fui sentada en una garrafa de gas y con un perro en la cabeza pero llegamos  contentos y a salvo a Cabanaconde. Incluso la señora que no nos quería dejar subir con el “perro sucio” terminó acariciándolo. El amor es contagioso 🙂

La combi de la muerte
La combi de la muerte

De Cabanaconde volvimos unos días más a Arequipa para descansar nuevamente y planear nuestro próximo destino.

Nos despedimos hasta las próxima y los dejamos con un video que nos causó mucha gracia 😉

 

9 comentarios de “Perú parte 1: Arequipa y el Cañón del Colca”

  1. Venia tranqui hasta la parte de las arañas, jajajajja. No puedo parar de reirme imaginandome a Gusty. Muy lindo lugar Arequipa y el oasis. Bien con el pichuleo por las entradas. Esperamos la parte 2. Los quiero

  2. Muuuy bueno el relato, entretenido, descriptivo. hermosa compañía tuvieron , me imagino que les recordó a sus hijitos caninos. Un plato Gusty, como siempre jajaj…besos a los dos

  3. que hermoso el valle de colca…estuve hace 20 años…muy lindo….aunque en aquella oportunidad no existían las arañas y los cienpies..jejejej

  4. Qué buen relato y qué buenas fotos!!!! Mi hijo aracnofóbico??? naaaaaaa Se los extraña chicos! VAMOS POR EL CUMPLEMES EL LUNES 17.

  5. Me divertí mucho con la anécdota de gusty pobre! ?me imagino lo mal que la paso, quiero más historias! Vamos a esperar el próximo destino cual será?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *