Perú parte 2: El amazonas

Nuestra entrada al amazonas peruano fue por Tarapoto. Desde lima tomamos un bus Superciva que tardó 32 hs en llegar al lugar. Fue el viaje más largo de nuestras vidas en micro. Sentimos muchas veces náuseas por sus caminos sinuosos ya que atravesaba la cordillera.

En Tarapoto y nos alojamos en el hospedaje que habíamos reservado por Airbnb para probar esta red por primera vez. En este caso no era una casa particular sino un eco hospedaje. Mitsu Wasi queda a unas 7 cuadras del aeropuerto, está rodeado de vegetación y siempre nos despertábamos con el canto de los pájaros. 

mitsu-wasi
Desayunando

Nos encantó Tarapoto, es una linda ciudad de gente muy amable. Allí subimos por primera vez a un motocar. Nuestros editores nos informan que ya habíamos subido el año pasado en Ollataytambo ;). Son motos de 125cc de varias marcas a la cuales se les corta la parte trasera y se les añade 2 ruedas, un asiento y un techo para poder llevar hasta 3 pasajeros. Generalmente los precios variaban entre los 2 y 4 soles en toda la ciudad. Todos se mueven en este medio y el centro está plagado de ellos.

Paseamos en Motocar
Acá arriba de un Motocar

lamas y su castillo

castillo-lamasNos enteramos que a unos km de Tarapoto había un castillo y no lo podíamos creer – ¡Un castillo en el medio de la selva peruana! ¡Tenemos que verlo!.

Fue construído hace algunos años por un italiano que era banquero  en Londres y dejó todo para dedicarse a la industria de los habanos en Lamas. Se enamoró del lugar y como le recordaba a su pueblo natal decidió radicarse ahí. Su nombre es Nicola Felice. El castillo fue realizado sobre la roca del lugar.

Por el reiterado pedido del público Nicola abrió las puertas de su hogar para que la gente también pudiera recorrerlo.Nunca habíamos estado en un castillo tan nuevo y mantenido de manera tan impecable. Dentro había una colección de obras de arte en su mayoría de un joven peruano oriundo de Tarapoto que tiene un talento impresionante, su nombre es Geens Archenti. Utiliza técnicas como pintar con sangre de grado (extraído de la corteza de un árbol), achiote y azafrán. Rescata lo que se va perdiendo de la cultura y lo revaloriza. Pinta también obras clásicas dándoles una vuelta de tuerca.

El nos recibía en Lamas :)
El nos recibía en Lamas 🙂

Castillo de Lamas

lamas3

lamas4

lamas5

Las pinturas de Geens Archenti
Réplica del espaldarazo de Edmund Blair Leighton pintada por Geens Archenti cambiando los testigos

lamas7

Catarata cerca de Lamas
Catarata cerca de Lamas

Iquitos

Queríamos llegar a Iquitos en barco, y nos fuimos a averiguar por uno que tardaba 2 días. En Perú le llaman lanchas pero son barcos enormes que transportan más carga que personas. Nos subimos un Viernes con la promesa de que salía ese día y terminó saliendo el Sábado a las 19hs. En este tipo de transporte es bastante frecuente la informalidad ya que recién zarpa al completar su carga.

Arreglamos con el capitán un camarote y dos hamacas por $290 soles los dos. La comida también estaba incluída y te la traían al camarote. No era muy rica pero al menos nos alimentaba. El barco va parando en numerosos puertos donde descarga y carga mercadería. Allí los lugareños suben a vender sus comidas típicas y eso nos aliviaba un poco de la comida que nos daban.

bruno
Los camarotes
gusty-hamaca-compressor
Gusty disfrutando de nuestras hamacas
Antes muerta que sencilla?
Antes muerta que sencilla?

conflicto indigena

Un conflicto entre el pueblo indígena de Saramurillo, una petrolera y el gobierno nos dejó un día varados. Veíamos gente con lanzas parados en la orilla y al principio no comprendíamos bien que estaba pasando. La comunidad había bloqueado el río Marañon y los barcos debían detenerse allí hasta que ellos te dejen pasar. En nuestro caso fueron 24hs exactas. Había diversas versiones sobre la raíz del conflicto. La de ellos era que la petrolera instalada a pocos mts les había contaminado el río y pedían basicamente que les mejoraran las condiciones de vida.

Pedían la construcción de más escuelas, cuidados médicos y que los maestros vuelvan a trabajar ya que a raíz del conflicto no les daban clases a los hijos de los padres que participaban del paro. Esto lo escuchamos en una conversación telefónica entre un integrante de la comunidad y un medio local.

Conflicto
Conflicto
El jefe
El jefe

Mientras se resolvía el conflicto en un reunión que ya llevaba horas, vimos desde el barco como empezaban a patear una pelota naranja en la cancha de fútbol de la comunidad. Para que se hagan una idea, todas las comunidades y caseríos que vimos a las orillas de los ríos tienen por plaza central una cancha de fútbol de once.

Con Gusty nos fuimos acercando y rapidamente lo invitaron a Jugar. El resto de los del barco fueron bajando y así si armó un partido sin fronteras ni conflictos entre turistas, tripulantes y locales. Un partido que siempre tendrá un lugar en sus recuerdos y en el que metió un gol que marcó la victoria por 2 a 1.

futbol-amazonico

futbol2

futbol3

Luego de 4 días llegamos finalmente a Iquitos, un recorrido que puede hacerse en avión en 50 minutos.  Pero no hubiéramos visto atardeceres como este:

atardecer-amazonas

En el barco conocimos gente de diferentes nacionalidades con las que seguimos en contacto una vez llegados a Iquitos.

Argentina, Colombia, México, Italia, Alemania e ingraterra
Argentina, Colombia, México, Italia, Alemania e inglaterra
Probando el bus local
Probando el bus local

Por 1,5 soles el bus local te llevaba a todos lados. Como curiosidad, no tenía ventanas. Si llovía se abría una tapa en la parte inferior del marco y se ponía el vidrio.

el serpentario

En esta ciudad hay mucha informalidad, nunca sabíamos bien quién nos decía la verdad y quién nos mentía. Por ejemplo, fuimos a un lugar que creíamos una reserva donde recuperaban vida silvestre, le llamaban “el serpentario”.

Nos parecía raro que la persona que nos hizo el recorrido no tenía mucha idea de cuándo liberaban a los animales y de todos nos contaba la misma historia: “Fueron recuperados del tráfico de animales”. Todo nos parecía muy turbio y cobraban la entrada  $20 soles, más caro que los sitos oficiales. Tenían varias especies, en general dos o tres de cada una y en jaulas que no parecían muy adaptadas a sus necesidades.

Tortuga Matamata
Tortuga Matamata
perezoso
Perezoso

Cuando salimos de ahí nos fuimos al mariposario “Pilpintuwasi” que se encontraba registrado en la página de Iperu y ahí nos confirmaron que efectivamente en ese lugar no rescataban la fauna. Cuando regresamos a la ciudad los denunciamos por habernos mentido y por promocionarse como algo que no es.

mariposario pilpintuwasi

Es un lugar que ayuda a la reproducción de las mariposas y recupera fauna que luego será regresada a su hábitat natural. Nos contaron la historia de cada animal y nos mostraron cómo minuciosamente recogían los huevos de las mariposas y los llevaban a un lugar seguro para que puedan reproducirse sin depredadores que los acechen.

Mariposario
Mariposario
ranita-amazonica
Ranita de la selva amazónica

Este es de los monos menos agraciados que vimos en nuestras vidas, pero tenía mirada dulce.

colorado
Mono colorado

Finalmente cada unos de nuestros compañeros seguió su rumbo. Quizás nos volvamos a encontrar por ahí.

Nos despedimos con un brindis
Nos despedimos con un brindis

la diversidad del amazonas

La selva amazónica debe ser la parte del mundo en la que más cosas nuevas probamos en nuestras vidas. Tinen tanta diversidad de frutas y verduras que creo que por un mes podrías comer cosas sin repetir.

Algunas de las cosas que probamos:

  1. Aguaje, como fruta no nos gustó porque nos pareció muy ácida pero como helado o jugo es riquísimo.
  2. Chonta, son una especie de cintas de verdura blancos, se usan para ensaladas
  3. Choclo morado
  4. Guaba
  5. Lúcuma, fruta que me encantó en postre y helados pro no tanto la fruta en sola.
  6. Choclo morado
  7. Palta dedo
  8. Paiche, pescado ríquisimo
  9. Juane, arroz con pollo envuelto en hoja de Bijao
  10. Pez doncella. El ceviche de este pez es muy rico
  11. Suri, gusano que crece en el tallo de los árboles de Aguaje
suri
Por amor al arte 😉

Pueden ver el video completo acá:

En Iquitos también vimos los maniquíes más feos de nuestras vidas… No se que le pasa a ésta gente, pero los ponían bien en la puerta para que te asaltaran en pleno paseo.

Manequí horrendo 1
Manequí horrendo 1
Manequí horrendo 2
Manequí horrendo 2

SESIÓN DE AYAHUASCA

lisa-volando-compressor

Ya habíamos escuchado de varias personas que vivieron esta experiencia y cuando llegamos a la selva la ofrecían en varios lados, sobre todo en Iquitos. Parecía que selva y ayahuasca estaban profundamente ligados.

Nos daba curiosidad pero como el lugar no parecía confiable preferimos no hacerlo. Por otro lado también nos asustaba un poco los testimonios de vómitos descontrolados y tener que hacer una dieta previa con un día de ayuno. A los días, por un tema de logística tuvimos que regresar a Tarapoto y el tema surgió nuevamente.

Volvimos  a hospedarnos con Roberto, nuestro anfitrión  del ecohospedaje Mituwasi quien era un conocedor de la ayahuasca. Nos sacó muchas de las dudas que teníamos, especialmente sobre la pérdida de conciencia y algún que otro efecto secundario. Nos dijo que nunca perdías la conciencia y no había efectos secundarios, al menos siempre y cuando los hiciera una persona con conocimiento.  También nos dijo que tenía gente conocida para hacerlo y los testimonios de él mismo y de su amigo Benito terminaron por convencernos. Fijamos una cita para el Viernes y decidimos quedarnos 4 días más en Tarapoto para relajarnos y hacer la dieta previa.

El último día, el de ayuno, fue el más díficil. Ya no sabíamos que hacer para que pase el tiempo, no queríamos leer ni ver nada para que no nos condicionara a la noche.El Viernes a las 17 hs llegamos a la casa del Chamán acompañados por Roberto y  Benito y charlamos una media hora para sacarnos todos nuestros miedos. Nos hizo una pequeña evaluación ya que estaba prohibido consumir los tres días previos, medicamentos recetados o drogas. Luego partimos hacía el pueblo 3 de Octubre donde tendría lugar la sesión.

Arrancó alrededor de las 7 de la tarde con una pequeña ceremonia, media hora más tarde tomamos nuestra primera dosis y nos fuimos nos fuimos a descansar a nuestras colchonetas. Creo que nunca había probado algo tan feo en toda mi vida. Habrán pasado unos 40 minutos y Carlos (así se llamaba nuestro chamán) nos preguntó si sentíamos algo, le dijimos que no y nos llamó para tomar una nueva dosis. La sola idea de volver a pasar ese brebaje por mi garganta me repugnaba sobremanera, pero como ya estaba en el baile…lo tomé. Ni bien lo tragué lo vomité tooodo en el balde del chamán y volví a mi colchoneta.  Gusty lo tragó sin problema y se fue a su cama.

Siguió la sesión y empezó a entonar unos cantos en quechua que llaman ícaros. Nos volvió a llamar para cantarnos personalmente a cada uno. Gusty ya estaba bajo los efectos pero yo no sentía nada. Me ofreció una pequeña dosis más ( todas eran muy pequeñas) le dije que ya mi cuerpo conocía el sabor y no lo iba a aceptar, pero como era muy poquito pasó casi un 90% el resto se me cayó de la boca.

Volví a mi colchoneta, habrá pasado una media hora más, lo sentía a Gusty un poco inquieto pero nada más. En un momento me dice: “-Sol, ¿viste avatar?, ya se que tomaron para hacerla…jeje” Creo que no le contesté, me estaba agarrando un poco de sueño, empecé a pensar que era porque no creía mucho en el asunto de tener visiones reveladoras pero justo cuando ya me disponía a pasar una noche tranquila…

mi experiencia

Lo primero que sentí fue como que se prendió un amplificador y subieron el volumen al máximo (como cuando Marty en BTTF1 prende el amplificador del doc, exactamente ese sonido), mi cuerpo empezó a vibrar al ritmo de ese sonido, me sumergí en la colchoneta prácticamente sin poder moverme, me atrapaba. Nunca había sentido algo así antes y me pregunté ¿qué carajo me pasaba? Me asusté un poco porque pensaba que era una situación que no podía controlar. Pensé en avisarle al chamán pero esperé a ver cuánto duraba.

Veía algunos demonios, de esos que se pasean por las miles películas de terror que veo,  no me gustó mucho y pasé a otra cosa. Pasaron unos momentos de esta sensación y me encontraba en el espacio, mirando miles de estrellas, constelaciones y hasta el planeta Saturno. Había sentido como una especie de despegue en un transbordador, me había eyectado hasta ahí. Me encontraba sola frente a esa masa negra de estrellas y planetas. Ahora todo se movía muy lento, me costaba levantar la mano pero la podía mover, veía como una estela en su movimiento, como si fueran fotografías en ráfaga.

Pensaba si Gusty estaría sintiendo lo mismo, lo miré y me alegré de estar con él allí y de tenerlo en mi vida.  Esa sensación intensa desapareció al cabo de unos minutos (al menos parecían, no tenía reloj y el tiempo se percibía de otra manera) y luego lo que siguió fue una sucesión de imágenes que se iban conectando unas con otras. Un mono me saludaba, vi unas ruinas incas, tecnología avanzada como alianzas de matrimonio inteligentes (jaja, flash mal, pero las voy a patentar por las dudas eh), figuras como si fueran un caleidoscopio y demás rarezas.

Algunas de las cosas las pude anotar porque sabía que quizás me olvidaría mucho, las anoté en la oscuridad y no tan lúcida. Cuando leí el cuaderno decía cosas como “mono saluda”, “red neuronal”, “ruinas”, etc. Durante esa especie de transe vomité una vez más todo lo que tenía y pareció pasar una hora hasta que se pasó el efecto. Luego me sentí relajada y tranquila. Me alegré de pese a todos los miedos haberlo hecho. No fui en busca de ninguna respuesta existencial sino de participar un ritual ancestral de la selva amazónica. Obtuve una experiencia inigualable y quizás al mirarlo con distancia encuentre respuestas a preguntas que aún no me formulé. El resto de la noche no dormí, no tenía sueño, estaba demasiado despabilada. Casi toda la noche mis ojos brillaron abiertos en la oscuridad. 

la experiencia de gusty

Tengo que confesar que como algo desconocido, tomar Ayahuasca me generaba un poco de miedo e incertidumbre pero dejar pasar la posibilidad de una sesión en un lugar tan propicio y con la gente adecuada me pareció un desperdicio. Les cuento que la dieta fue la peor parte, tener que ingerir sólo cosas naturales, sin carne, ni chocolate, ni azúcares, ni sal ni alcohol fue todo un sacrificio pero bueno, mal no me venía…jeje.

Cuando llegó el día me sentía sorpresivamente tranquilo, confiado en lo que iba a hacer y acompañado por Sol.  En mi caso, la ingesta fue menor que la de ella ya que las mujeres tienen mayor resistencia a la medicina según nos dijo el chamán. También me pareció un sabor horrible pero un tanto familiar porque sabía a fernet rancio con tabaco. A los 30 min de haber tomado la Ayahuasca empecé a sentir los primeros mareos leves y unas pocas náuseas, allí el chamán nos preguntó si sentíamos el efecto porque de no ser así nos darían un poco más del preparado. Dije no, no siento nada. Me llamó y al pararme me di cuenta de que el mareo era mayor de lo que pensaba, el chamán también se dio cuenta y me dio s´ólo un pequeño sorbo más y me envió de nuevo a mi colchoneta.

Minutos luego comencé a sentir una especie de conexión interna con la naturaleza cosa que los que me conocen saben que no tengo: increíble. Les puedo contar que vi un montón de formas, colores, plantas que no existen, construcciones que no había visto en mi vida y se asemejaban a obras de Gaudí mezcladas con construcciones mediterráneas, difícil de explicar con palabras. Algo que fue sorprendente e inevitable fue verme a mí mismo pero como si yo no fuera yo. Esto me ayudó  un poco a ver cosas que ni había notado, como vivir más tranquilo y no ser tan ansioso. Vi una puerta de madera flotando entre nubes y una llave antigua que me era entregada, me la podía guardar y entrar cuando quisiera.

También recordé cosas pasadas que hace años no recordaba y volví a cuestionarlas.  Así como vi cosas buenas y extraordinarias, también vi cosas feas como arañas, la oscuridad y otras  que se podrían relacionar con mis miedos. Como fue una ingesta pequeña y controlada podía salir de esos sueños feos sólo respirando profundo y pausado como me dijo que hiciera el chamán.

Cuando el efecto se fue diluyendo me inundó una increíble sensación de paz y felicidad y hasta me reía sólo. Esta fue mi experiencia, si lo van a hacer les recomiendo que se informen un poco del tema y lo hagan con gente que sepa. Saludos y vuelvo al anonimato 🙂

PD: ¿Les gusta el instagram?, ese si lo escribo yo solito 😉

Con Carlos Llerena Chavez, nuestro chamán
Con Carlos Llerena Chavez, nuestro chamán

Nos quedan aún algunos días en Perú pero creo que la próxima vez que nos volvamos a encontrar va a ser desde Ecuador. Saludos!!

 

 

6 comentarios de “Perú parte 2: El amazonas”

  1. Me encantooooo este post! para mí el mejor de todos….junto por supuesto con el de las anecdotas de gusty con las arañas en la cabaña 🙂 Los quiero muchooooooo!! sigan disfrutando y escribiendo todo lo que van haciendo/sintiendo que nos llega todo al corazón!!!

  2. Hola chicos! Ca pi tu la sooo.. jaja muchas gracias gusty por aparecer y degustar la verdadera ayahuasca contando con lujo de detalle toda la experiencia! El castillo una genialidad… Que grande el titan, con la redonda hasta en las alturas. Abrazo grande!
    Pd: no encuentro el insta..

  3. Felicitaciones queridos!!!! Ya lo puse en otro sitio pero con toda honestidad debo decirles que jamás, jamás imaginé a esta altura de mi vida aprender y mucho de mis hijos. Confieso que creía sabérmelas todas. Y nó… Creía que les había dado las alas que necesitaban para ser libres.. y ustedes lo son… pero yo seguía atada a mis temores. Gracias SolGus por enseñarme a vivir como mamá sus libres, maravillosas y acertadas experiencias!! Los amo hasta Alaska ida y vuelta!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *